Titulo bici y seguridad
EL DECÁLOGO DEL CICLISTA URBANO
  • Ten tu bici siempre a punto
  • Aprende a dominarla
  • Respeta las normas
  • Hazte ver
  • Señaliza tus maniobras
  • Ajusta la velocidad
  • Mira a los conductores no a los coches
  • Ten cuidado con la apertura de puertas
  • Respeta a los peatones
  • Anticípate

Imagen manillar

PASO 1.

Tu mayor seguridad está en ti. Con precaución y atención evitarás situaciones peligrosas. Sé predecible. Conduce en línea recta con al menos una mano sobre el manillar. Partir siempre de la base de que el ciclista es siempre el mayor perjudicado, por tanto piensa siempre bien lo que vas a hacer, inclusive cuenta hasta veinte antes de tomar una decisión que te pueda acarrear consecuencias.

PASO 2.

Cuidado con los niños, perros sueltos, la mano del conductor en la ventanilla, etc. Suelen ser aspectos imprevisibles.

PASO 3.

Lleva contigo documentación que te identifique, algún número de teléfono a quien llamar en caso de accidente.

PASO 4.

Usa casco, puede salvarte la vida en un accidente o caída. Llévalo siempre, una vez te acostumbras no te separarás de él.

PASO 5.
Usa tus manos para indicar los giros a izquierda o derecha. La manera en la que el usuario de la bici señaliza los giros a otros vehículos que comparten la vía, es la siguiente:
Imagen Bici y giros
PASO 6.

Prevé el itinerario que vas a seguir. Evita los recorridos más peligrosos. Procura usar el mayor recorrido posible de vías ciclables.

PASO 7.
El buen mantenimiento de tu bicicleta: frenos, dirección, ruedas y luces, te aportará mayor seguridad. Si vas a salir con la bici de ruta lleva: bomba de inflar, parches, cámara, cable de freno y las herramientas básicas. Puedes llevar también algún alimento energético para prevenir la “pájara”.
PASO 8.

Cumple las normas de circulación, sobre todo las que impliquen un riesgo para tu seguridad: STOP, ceda el paso, semáforos en rojo, etc.

PASO 9.
Cuando circules por zonas peatonales hazlo a una velocidad similar a la de los viandantes, teniendo siempre en cuenta la prioridad del peatón. Igualmente, al circular por la calzada, y cuando haya peatones por la acera, préstales atención ante una posible irrupción en la calzada.
PASO 10.

Circula por el centro de tu carril, pues tienes todo el derecho. Si lo hicieras muy pegado a la derecha los automovilistas tenderán a ignorarte. Tu bicicleta es un vehículo como otro cualquiera con los mismos derechos a usar la calzada.

Imagen Bici y circulación
PASO 11.
Siempre indica tus movimientos a los demás vehículos. La bicicleta, como cualquier vehículo, debe cumplir las normas de circulación y señalizar debidamente y con suficiente antelación los giros.
Imagen Bici y circulación señalización
PASO 12.

Hazte visible. Cuando circules de noche lo fundamental es hacerse ver por todos los medios posibles: luces, prendas reflectantes tanto en la bici como en el cuerpo, etc.

PASO 13.
En los días de lluvia: cuidado con los charcos. Son el escondite perfecto de un bache o socavón, tapado por el agua. Y lógicamente cuidado con las curvas y la pintura de la calzada, son una pista de hielo.
Imagen Bici y circulación lluvia
PASO 14.

Pon especial cuidado al circular por tu carril cuando pases a la altura de una desviación a la derecha. Muchos conductores no señalizan su maniobra de giro a la derecha, te cortan el paso y crean situaciones peligrosas.

Imagen Bici y circulación giros
PASO 15.
No te fíes de las maniobras de los coches hasta el último momento y ten los frenos a punto sobre todo cuando circules a la altura de ellos. Ten en cuenta que, desgraciadamente, aunque puedas tener la razón, ante un accidente con un coche la bicicleta lleva siempre las de perder.
Imagen Bici y circulación frenos
PASO 16.

En la ciudad: cuidado con las puertas de los automóviles recién estacionados, pueden abrirlas sin pensar que alguien puede llegar en ese instante.

Imagen Bici y circulación puertas
PASO 17.
No circules demasiado pegado a los coches aparcados. Los coches que circulan a tu izquierda no prevén si vas a necesitar espacio porque un coche que esté parado a tu derecha abra su puerta.
Imagen Bici y circulación no circules pegado a los coches
PASO 18.

En las rotondas, compórtate como otro vehículo más. Salvo que vayas a usar la primera salida a la derecha, no renuncies a los carriles centrales. Aunque vayas más lento, los coches tendrán que adaptar su velocidad a la tuya.

Imagen Bici y circulación rotondas
PASO 19.
No adelantes por la derecha si un coche está parado o circula más lento que tú en vías con un solo carril por sentido. Los adelantamientos siempre han de realizarse por la izquierda y deben ser debidamente señalizados con la suficiente antelación..
Imagen Bici y circulación no adelantes derecha
PASO 20.

Pon máxima precaución en momentos de intensidad de tráfico y no te quedes entre 2 carriles. No importa que estés en un carril a la izquierda, incluso con más motivo en esos casos, permanece en el centro de él. En algunas ocasiones será preferible esperar unos metros para realizar la maniobra.

Imagen Bici y circulación no te quedes entre carriles

 

OTROS CONSEJOS PARA IR EN BICICLETA

LOS NIÑOS Y LAS BICICLETAS

Las bicicletas son los primeros vehículos de sus hijos y usted es el instructor de educación vial. No cometa el error de escoger una bicicleta que sea demasiado grande para su hijo, con la idea de que con el tiempo le quedará a la medida. Aprender a andar en una bicicleta más grande es muy difícil y aumenta el riesgo de caerse y chocar. A los niños se les debe supervisar, especialmente durante su proceso de aprendizaje en la bici. Aconséjeles en el buen uso de la bicicleta. Los niños aprenden, sobre todo, por imitación. Sea un ejemplo para ellos. Los niños menores de 7 años pueden viajar en un asiento portabebés que sujete al menor a la bici de sus padres. El niño también debe usar un casco aprobado.

 

LA BICI EN DÍAS LLUVIOSOS

El riesgo de caerse aumenta cuando el agua cubre el camino. Se requiere tomar precauciones cuando llueve. Andar en bicicleta es más peligroso cuando empieza a llover debido a que el aceite en las carreteras se combina con la tierra y crean una superficie resbalosa. El pavimento húmedo reduce la tracción. Si la lluvia es lo suficientemente fuerte, la rueda delantera puede perder el contacto con el agua, ocasionando un proceso que se llama “hidroplaneo” (o “acuaplanning”) y que hace que se pierda el control de los frenos y de la dirección.

 

Si tiene que viajar en la lluvia

 

Revise la superficie de rodamiento de las ruedas. Las ruedas desgastadas pueden hacerle perder el control cuando llueve.

Trate de evitar ir por superficies que son especialmente resbalosas cuando están húmedas las bocas de alcantarillas, las líneas pintadas y el centro con grasa de los carriles.

La lluvia reduce la visibilidad de los conductores. Siempre es buena idea usar ropa de colores brillantes para ser más visible cuando se va en bicicleta, pero es de particular importancia cuando llueve.

Algunos tipos de zapatas de freno son mejores que otros cuando llueve. Consulte con su taller de bicicletas. Cuando llueve, los frenos de zapatas, que son parte del equipo estándar de la mayoría de las bicicletas, pueden perder la mayor parte de su potencia para frenar.

Viaje siguiendo las marcas de los vehículos automotores enfrente de usted, de esa manera tendrá una superficie más seca y mejor tracción.

 

¿QUÉ HACER EN CASO DE ACCIDENTE?

En el desgraciado caso de que tengas un incidente, ante todo mantén la tranquilidad.
Si ha sido una caída circulando solo, lo que has de hacer es:

– Si puedes, apartarte de la calzada, comprueba que te encuentras bien, palpándote tus extremidades y sobre todo la clavícula, tendón de Aquiles, etc.

– Si no puedes, busca ayuda o utiliza el móvil en el caso que lo lleves y se encuentre en buen estado.

– Si ha sido un incidente con un automóvil:

Toma su matrícula (memorízala y escríbela lo antes posible). Será crucial para presentar denuncia si no sedetiene.

Si te presta ayuda, y has sufrido alguna lesión leve que no te impide incorporarte, podéis rellenar un parte Amistoso de accidente. Después, dirígete a un ambulatorio de cualquier localidad. Si la lesión es de carácter grave, llama o pide que llamen a una ambulancia. El parte del ambulatorio será probatorio del propio accidente y de las lesiones sufridas en el caso de que hubiera algún problema legal o con la compañía aseguradora del vehículo que ha causado el accidente. Es muy conveniente recurrir a la Policía Local o a la Guardia Civil si se sufre un accidente. Ellos mediarán entre las partes y resolverán mejor la situación.

Ante los nervios que te puedan atenazar por un accidente, desconfía ante cualquier prisa que te quieran imponer o que quieran atribuirte la culpa. Toma las riendas de la situación, compruébala por ti mismo, que no te agarren o quieran ayudarte a levantar, pues pueden agravar la posible lesión que tuvieses.

Recuerda perfectamente el lugar, busca testigos, obtén fotografías, señales de tráfico, ancho de la calzada (recuerda que el conductor ha de separarse de ti 1,5 metros).

Puedes contratar un seguro de responsabilidad civil para estar cubierto en caso de ocasionar un accidente, consúltalo.

– Si sueles circular por vías interurbanas en bicicleta obtén tu licencia federativa, siempre estarás mejor respaldado.