Escuela de bici en la ciudad
Conviértete en un usuario experto de la bicicleta

El uso de la bicicleta, afortunadamente, está teniendo un crecimiento exponencial desde hace, relativamente, poco tiempo.  Y lo mejor es que la incidencia es, sobre todo, en la población joven, lo cual es una garantía de futuro.   Un futuro prometedor en el que la salud y la sostenibilidad urbana van a disfrutar de una mejoría a corto y largo plazo.   Ahora bien, tenemos que hacer un esfuerzo para que el otro elemento fundamental de una sociedad triple “S” vaya acompañando a tal evolución:  la seguridad.

La formación ha de ir en la dirección que marca las tendencias sociales y lo que nos toca en estos momentos es adaptarnos a esta situación con la intención de fomentar una sociedad en la que haya una convivencia sostenible entre todos los usuarios de los espacios públicos:  vehículos, peatones y ciclistas.

Asimismo, una buena formación vial, basada en actividades de concienciación, pero sobre todo, en actividades prácticas y de entrenamiento en la toma de decisiones, supone la mejor prevención ante accidentes y ante situaciones de problemática cívica.

La bicicleta ha ocupado un espacio y un tiempo en la ciudad que en ocasiones y hace unos años era de los peatones o de los vehículos.  Desde el punto de vista del usuario de la bicicleta hay que dar a conocer unos principios básicos a este respecto:

  • Nuestra seguridad a la hora de circular en convivencia con otros vehículos.
  • El respeto a los peatones.

Los beneficios del uso de la bicicleta son indudables a muchos niveles:

  • Autonomía personal en movilidad.
  • Actividad saludable.
  • Mejora de destrezas físicas.
  • Medioambientales.
  • Ahorro económico.
  • Nos acercamos a modelos europeos eficaces y contrastados.
  • Sensibilidad vial y urbana.  Una ciudad más amable.

A nuestras actividades de formación pueden acudir cualquier persona, no importa la edad, el sexo, o el nivel de competencia en el uso de la bicicleta.  Nuestro compromiso es una formación personalizada a las condiciones personales, basada en una evaluación previa y continua de la evolución de los aprendizajes.