La bicicleta: vehículo oficial del verano

El verano es el momento ideal para usar la bicicleta. No solo para ir al trabajo, sino también para recorrer la ciudad, dar grandes paseos o descubrir nuevas rutas durante las vacaciones. Se trata de una alternativa ecológica que ofrece muchos beneficios: no depende de horarios como el transporte público, escapa a los atascos de tráfico gracias al carril exclusivo y es mucho más sana.

Si queremos ir más rápido y esforzarnos menos, la bicicleta eléctrica también es una gran opción. Sin embargo, es importante tener precaución a la hora enfrentar las altas temperaturas y tomar ciertas medidas si queremos enviar la bicicleta al destino de nuestras vacaciones.

A continuación, veremos algunas recomendaciones para hacer de la bicicleta el vehículo oficial del verano.

 

Recomendaciones para enfrentar las altas temperaturas

Si bien el verano es el momento perfecto para utilizar la bicicleta, ya sea en la ciudad o en nuestro lugar de vacaciones, es necesario tener responsabilidad con las altas temperaturas. Hay ciertos cuidados que debemos tener para evitar complicaciones:

  • Lo primero es llevar siempre agua o alguna bebida hidratante para beber durante el viaje en bicicleta. La hidratación durante el pedaleo es fundamental y así el viaje será mucho más agradable.
  • Para evitar que el sol nos pegue de frente durante el viaje en bici, es esencial utilizar bloqueador solar, gafas de sol y gorra. Estos elementos son indispensables para evitar quemaduras y golpes de sol.
  • Si se trata de un desplazamiento al trabajo o vamos a una reunión importante y no queremos llegar sudados y cansados, es mejor salir con tiempo y hacer el recorrido despacio, parando las veces que sean necesarias. La bicicleta eléctrica también es una buena alternativa en estos casos.

¿Cómo transportar la bicicleta a nuestro destino de vacaciones?

Es muy útil y agradable tener nuestra bicicleta con nosotros para realizar paseos durante las vacaciones de verano. Sin embargo, transportarla puede ser un problema. Si queremos llevarla en el coche, lo más probable es que el maletero esté lleno o que la bici no tenga espacio en él.

Aunque no está prohibido llevar la bici dentro del coche, hay que saber que si no se lleva de forma correcta existen riesgos posibles multas. De esta forma, la bici puede ser transportada dentro del habitáculo del coche, pero debe quedar totalmente aislada del asiento de pasajeros y estar debidamente anclada. La sanción por no cumplir esta norma puede ser de 100 euros o más.

Si hacemos un viaje en avión, deberemos facturar la bicicleta aparte, pero siempre habrá el riesgo de que sufra daños. También existe una solución bastante sencilla que puede ahorrarnos más de un dolor de cabeza: enviar la bicicleta por mensajería.

 

0 Commentarios

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *