MOON BIKE 3 – De la huerta al monte / 16km / 13 ABRIL / 20,30h

DESCRIPCIÓN

La vista se deleita con un horizonte pintado de montes y pinos. Camino del monte, atravesando huertos. «El palmar» o «lugar de Don Juan»  fue la denominación del Señorío (S. XV) que hoy en día es El Palmar. Esta denominación cambió por falta de descendencia de la familia de D. Juan Verastegui.
El recorrido, con inicio en el Ayuntamiento de Murcia transcurre por Rincón se Seca, La Era Alta, Aljucer, Barriomar y El Palmar.

RECORRIDO

 

Ayuntamiento, Glorieta de España

Carril bici Río Segura dirección Alcantarilla.

Carril Ortuño

Barriomar.

 

ALJUCER

Carril Torre de los Ibañez

Camino de los Partidores

Camino de los Montoyas.

Avda. de la Democracia

Calle Cruz

Calle Libertad

Calle Mayor.

 

EL PALMAR

Camino viejo de Aljucer

Carril bici El Palmar dirección San Ginés

Acequia del Palmar

 

SAN GINÉS

Avda. de la Libertad

Calle Azahar

Camino Menchones

Carril Canal Torres

 

ERA ALTA

Avda de la Paloma

Parada: Café Bar los Álamos de Paco

Carril Córdobas

Carril de los Tordillos

RM 611

Camino viejo del Badén

Travesía Sacristía

Calle Príncipe Felipe

Camino Hondo

 

 

RINCÓN DE SECA

Camino de Funes

Mota del Río Margen derecho.

Dirección Murcia

Plano de San Francisco

Ayuntamiento, Glorieta de España

 

Esta pedanía de Aljucer, cercana a la de El Palmar, a pocos kilómetros de Murcia capital, puede deber su nombre a vocablo árabe Yecira, isla, o Yirs, puentecillo. En todo caso sabemos que fue repoblada después de la reconquista por castellanos y aragoneses.

Es en la calle Mayor de Aljucer, junto a la acequia mayor de La Alquibla, donde se erige este singular templo parroquial de estilo barroco y restaurado en 1990.

Nos encontramos ante un edificio de fábrica de piedra y ladrillo. Una planta de cruz latina dividida en tres naves, siendo la central más ancha que las laterales. El crucero está coronado con una cúpula sobre pechinas y tambor.

Al exterior la imagen de esta iglesia nos muestra las trazas típicas del barroco  del siglo XVIII que se desarrolló en nuestra región.

La fachada es de líneas y ornamentación sencilla destacando las curvas y rectas que la configuran, un desarrollo típico del último barroco.

Posee un pequeño atrio con baranda en la entrada. La puerta adintelada esta decorada con un pseudo frontón triangular partido y tres vanos adintelados por encima. Tras esta fachada de portada podemos apreciar la torre campanario, coronada con un tejado a cuatro aguas que sigue las líneas curvas de la cúpula del templo. Se distinguen en todas estas fachadas la piedra y el ladrillo de construcción.

INTERIOR DEL EDIFICIO

En el interior de este edificio se repiten las características de la estética barroca de Murcia. Abundan las decoraciones geométricas y lazos en pintura de color azul. Las pechinas de la cúpula están decoradas con la representación de los cuatro evangelistas.

Actualmente podemos apreciar en el Altar Mayor del templo las partes conservadas del antiguo retablo de Las Clarisas de Santa Verónica, estructura del siglo XVII rehabilitada en los años cuarenta del XX. Se trata de una obra en madera y plata corlada con columnas y pilastras de orden compuesto así como ánforas y entablamentos muy ornamentados.

En este retablo se encuentra la imagen de la titular. La talla original de vestir de la Virgen de los Dolores era obra de Roque López, destacado discípulo de Salzillo, y fechada en 1783. Tras la desaparición de esta imagen se encargo en 1952 al escultor González Moreno una réplica similar. Teniendo en cuenta la labor de restauración que este escultor realizó sobre muchas piezas del barroco murciano, y en concreto de obras de Salzillo, no es de extrañar la perfección y similitud de esta pieza con el clásico diseño de la Dolorosa salzillesca que se conserva en la Iglesia de San Miguel de Murcia.

El Molino de Oliver era un molino harinero, construido en la segunda mitad del siglo XVIII sobre la toma de agua de la acequia Alquibla Madre. Lucía un escudo en su fachada de la familia López de Oliver, una familia de procedencia villenera y que, a lo largo del siglo XVIII, logra posicionarse socialmente …

En la pedanía de la Era Alta se encuentra este templo construido en el siglo XIX, pero de cuya fundación como iglesia se conservan datos en el archivo parroquial desde el XVIII.

Se trata de un edificio de planta de cruz latina con cúpula sobre su crucero, desde el exterior se puede observar esta cubierta sobre un tambor poligonal en el que en alguno de sus lados se abren vanos rectangulares.

Las naves y capillas que se desarrollan en el interior del templo quedan marcadas en el exterior con  dos tipos de cubrición, una a dos aguas y otra a una sola vertiente.

El resto de los elementos a destacar en la fachada de esta iglesia es su torre campanario, cuyo último cuerpo tiene esquinas achaflanadas y arcos de medio punto así como un chapitel por cubierta.

La portada es de línea austeras, con dinteles sencillos y un frontón triangular como coronamiento, además de un elemento que se repite en muchas de las construcciones de las pedanías de Murcia, un vano circular (en otros edificios suele ser elíptico).

ALTAR MAYOR

El Altar Mayor está ornamentado con un pequeño retablo para la imagen de la titular, obra escultórica moderna pero que sostiene un niño Jesús fechado en el siglo XVIII.

La talla de Nuestra Señora del Carmen es una obra del siglo XIX de autor desconocido, siendo sin duda la obra escultórica más destacada  una Dolorosa de Roque López, imagen de vestir que nos recuerda a las trazas que tanto popularizó Salzillo y que sus discípulos siguieron llevando a cabo.

 1

0 Commentarios

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *