Ciclismo urbano: mucho más que flor de un día

Es ahora, 200 años después de su invención, cuando la bicicleta ha pasado a ser el método de transporte más utilizado alrededor del mundo. Y es que, en las últimas décadas, se ha venido incrementando su uso, facilitando vías especiales en las ciudades para su circulación, así como concienciando a la población de la importancia del ciclismo urbano y beneficios en la mayoría de los ámbitos de nuestro día a día.

Además, a partir de la crisis vivida por la pandemia, el aumento de su uso se ha visto notablemente en el sector, que en las fases de desescalada sufrió un gran ‘boom’, quedándose este sin prácticamente existencias de bicicletas y siendo uno de los pocos que cerró el pasado 2020 con cifras positivas.

Son muchas las ventajas que encontramos para que el ciclismo urbano sea uno de los favoritos en los últimos tiempos:

  • Ventajas económicas: Una vez que adquieres tu bicicleta, el mantenimiento físico de la misma es mucho menor que el de cualquier otro vehículo; no requiere electricidad, ni gasolina. Si usas las bicis de tu ciudad el coste es mucho inferior que el de cualquier otro transporte público.
  • Ventajas en la calidad de vida: Debido al ejercicio aeróbico que se realiza con el ciclismo, mejora el aparato cardiovascular, así como la autoestima. Promueve el civismo.
  • Ventajas para el Medio Ambiente: El ciclismo urbano no produce ningún tipo de contaminación atmosférica ni acústica. Además, en la cadena de fabricación, los recursos utilizados son muchos menos que en los de otros medios de transporte.
  • Ventajas frente a los automóviles: Más eficaz, con menos tiempo de espera, ocupa menos espacio, no presenta problemas de aparcamiento y posee los llamados “carril bici” para circular sin ningún impedimento.
  • Ventajas para la salud: Además de suponer poco peligro para el resto de los ciudadanos, mejora la Salud Pública y favorece la sociabilidad.

Pero, sin ninguna duda, uno de los factores clave en esta nueva etapa del ciclismo urbano es el requerimiento de la propia salud, pues ahora más que nunca, evitamos las aglomeraciones, sobre todo en las horas punta del día o en los núcleos urbanos más transitados, para protegernos frente al Covid-19, ya que la bicicleta es un vehículo de uso individual y que garantiza la distancia de seguridad. No hay nada más seguro y que te haga sentirte más reconfortado que viajar tu junto a tu bicicleta, aunque sea al trabajo.

 

0 Commentarios

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *