Cinco consejos para disfrutar tu bici en verano

Bicicleta se convierte prácticamente en sinónimo de verano cuando llega la estación favorita de casi todo el mundo, tan esperada por las vacaciones, la facilidad para hacer planes, la despreocupación que nos invade y lo abiertos que nos mostramos a todo aquello que huela a diversión. La bici es un medio de transporte sencillo de utilizar, nos da paz mental, nos lleva prácticamente a cualquier sitio que queramos y, sobre todo, es muy divertida. Por eso, es el vehículo estrella de cada verano.

Pero, ¿nunca te has preguntado si le estás sacando todo el partido que podrías a aquello que te gusta? Nosotros queremos proponerte cinco sencillos consejos con los que estimular el tiempo que pasáis juntos tu bicicleta y tú, y que, de esa manera, tu verano vaya sobre ruedas.

 

Úsala a diario

Quizás suene a evidente, pues, cuando algo nos gusta, le damos todo el uso que podemos. Sin embargo, actualmente en las ciudades se está dando el cambio de entender la bicicleta no solo como un medio para hacer deporte o divertirte al aire libre, también como el transporte más ecológico con que acudir a tu lugar de trabajo o estudios, o hacer tus recados. Tal vez no todos los días te salga un plan para disfrutar y haya días en que las responsabilidades te absorban. Dale un poco de luz a ese día cambiando de hábitos y cogiendo la bici para ir a la oficina, la biblioteca o el supermercado.

 

Resguárdala del sol

Las altas temperaturas pueden hacer mella sobre nuestra salud, pero también sobre la de los bienes que más apreciamos si somos de natural despistado. Especialmente si en tu casa tienes un patio y quizás sea ahí donde guardes tu bici, o bien si la dejas en la calle con un candado al aparcabicis, procura no hacerlo en un lugar donde dé mucho el sol. El constante calor puede provocar fatiga de materiales, además de lo incómodo que te será volver a por ella y tener que montarte sobre una superficie ardiendo. Busca un lugar cerrado para ella o, si no dispones de uno, procura cubrirla con una manta que le permita conservar una temperatura adecuada y no desgaste su aspecto. En la calle, también puedes buscarle un aparcabicis cerrado.

 

Mantente hidratado/a también durante tus paseos

En el pack de todo buen ciclista, ya sea urbano, deportista, profesional o amateur, siempre ha de figurar un botellín de agua. Seguro que en esta época del año te hartas de oír el consejo de beber agua sin esperar a tener sed. La bicicleta, sobre todo a según qué horas, puede hacerte sudar más de la cuenta, por lo que no salir con ella sin un botellín de agua debería estar entre tus principales preocupaciones ciclistas. Así, podrás hidratarte en pleno trayecto y podrás hacer de tus paseos unos más largos sin tener que estar volviendo a casa enseguida por sed.

 

Engancha a tus amigos/as

La mejor publicidad siempre es el boca a boca, y seguro que, si eres ciclista urbano, estarás comprometido/a con las nuevas tendencias de movilidad sostenible y ecológica. No hay una movilidad más limpia y respetuosa para el planeta que la que se hace en bicicleta, una que no solo reporta beneficios al usuario directo, sino también a todos quienes le rodean. Este verano aprovecha para animar a tus amigos a que te acompañen en tus paseos y, una vez que lo prueben, seguro que querrán repetir.

 

Sí a las protecciones

El verano es una época en la que la mayor despreocupación con que vivimos puede jugar alguna mala pasada. No olvides que el casco es obligatorio en la ciudad para los menores de 16 años y que, si circulas por zonas interurbanas, lo es para todo el mundo sin distinción de edad ni características físicas. Mantenerte a salvo te permitirá disfrutar más y mejor del inigualable placer de montar en bici, ya lo vayas a hacer en Murcia o en tu localidad de veraneo.

 

0 Commentarios

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *