Consejos de mantenimiento para la bicicleta del ciclista urbano

Aquello que se cuida, se trata con mimo y se vigila y renueva constantemente, tiene una duración mayor en el tiempo. Y si no, que se lo digan al mejor ciclista murciano de todos los tiempos, Alejandro Valverde, que a sus más de 40 años sigue funcionando como una navaja suiza. Conservar al máximo su físico y exprimir las condiciones de compañera de viaje, la bicicleta, es una de las claves para conseguir rendir al más alto nivel durante tantas temporadas.

No necesitas ser un campeón del mundo para darle a tu bicicleta los mimos que tanto se merece. Es por ello que te aconsejamos una serie de actuaciones indispensables para que tu bicicleta siga circulando por las carreteras de igual forma que cuando le quitaste el lazo y empezaste a rodar con ella.

 

Límpiala de forma regular

La prueba del algodón no engaña. Aunque no la hayas llevado por caminos de tierra o lugares embarrados, la bicicleta acumula la suciedad de la ciudad en forma de polvo. El humo de las fábricas y de los coches o la propia basura de las urbes hace que tu medio de transporte favorito no sea inmune a obtener ese color negruzco tan desagradable.

Cada semana, utiliza una esponja y lávala con agua y jabón. También presta especial atención al secado puesto que la humedad no es buen compañero de las ruedas, sobre todo en invierno.

 

Engrasa los mecanismos

Para que todos los engranajes de la bicicleta discurran de la forma fluida que queremos, tenemos que realizar el trabajo previo de lubricar platos, piñones y cadena. Para ello, compra un desengrasante para eliminar el óxido que puede desgastar tu bicicleta y adquiere un aceite lubricante para engrasar cada mes tu bicicleta.

 

Examina la presión de las ruedas

La rueda es la superficie de contacto con el suelo y, por lo tanto, la que sufre más desgaste. En este sentido hay que revisar mensualmente la presión de las ruedas adaptando su inflado en casa caso según el terreno por el que se vaya a circular.

 

Comprueba que todos los tornillos estén en su sitio

Cerciórate de que todos los tornillos estén donde corresponde, así como que estén ajustados como requiere puesto que con el uso y el paso del tiempo suelen aflojarse.

Todos estos pequeños gestos cotidianos son condición necesaria para que la relación entre tú y tu bicicleta se alargue durante años y sigas disfrutando las bondades de circular en bici.

 

 

0 Commentarios

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *