La bici, contra el coronavirus… y el cambio climático

La bicicleta es el medio de transporte más adecuado para prevenir el Covid-19 y cuidar el planeta, al mismo tiempo. La pandemia del 2020 ha generado que ciudadanos de todo el mundo modifiquen sus hábitos de vida. El uso de la bicicleta es una de las acciones anti-coronavirus de la segunda ola más recomendadas. Fortalecimiento del sistema inmunitario, disminución de contacto con personas afectadas y reducción en la contaminación: todos factores que contribuyen a una mejor salud mundial.

 

Disminución de los riesgos de contagio

Una ecuación muy simple y difundida sobre el coronavirus es ‘a mayor cantidad de contactos, más posibilidades de un contagio’. Una base para la declaración del confinamiento obligatorio como medio de prevención para el coronavirus. Sin embargo, muchas personas necesitan salir para realizar diferentes actividades: ¿qué sucede con los medios de transporte?

Las autoridades de diversos países invitan a su gente a salir en bicicleta. El National Library of Medicine ha publicado dos estudios con resultados muy impactantes. Las posibilidades de propagación de una gripe en un transporte público son entre un 59% y 99%. Asimismo, aclaran igual incidencia en transporte privados.

Está claro que hay que seguir los protocolos y medidas de seguridad impuestos por las autoridades, como es el caso de las distancias sociales. Pero es importante destacar que la bicicleta como medio de transporte está categorizada como riesgo cero. Una solución para muchos que necesitan ir a trabajar y están expuestos al coronavirus en esta segunda ola.

 

Fortalecimiento del sistema inmunitario

Un organismo con un sistema inmunitario fuerte tiene menos posibilidad de contraer enfermedades. Por tal motivo, siempre se recomienda una alimentación equilibrada y la práctica de ejercicios. El confinamiento ha generado que muchas personas hayan perdido sus rutinas y esto no ayuda a la prevención.

Andar en bicicleta es un ejercicio saludable desde todas sus perspectivas y para todas las edades. Estudios realizados en la Universidad de Birmingham demuestran que la bici ralentiza el envejecimiento y fortalece las defensas de las personas. La base está en la generación de células T, inmunes, que aumentan con la práctica del ciclismo.

 

Transporte sostenible

Se trata de una realidad que el coronavirus ha causado y causa muchas pérdidas. Pero no se puede negar que la contaminación ambiental también lo hace, y en grandes cantidades. La bici es la única herramienta de movilidad que no genera impactos negativos sobre el ambiente. Es esta una época de muchos cambios y se requiere de la concienciación de ciudadanos y autoridades para encontrar el mejor camino.

En varios países ya han comenzado a modificar su modelo de urbanización y se incorporaron las vías para bicicletas. Se trata de una manera de promocionar el uso de transportes sostenibles al alcance de todos. Una alternativa sugerida por profesionales del mundo entero para frenar los cambios climáticos. Depende de los ciudadanos actuar de forma responsable para el bien personal y mundial.

 

1 Commentarios

ir en bici
Muy buen artículo. Coincidimos plenamente

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *