La bicicleta, el mejor vehículo durante y después del coronavirus

La pandemia del Covid-19 que asola el mundo está llenando de incertidumbre nuestras vidas, pero también está dejando algunas certezas y obviedades que no han de ser pasadas por alto. Al igual que el confinamiento y la reclusión social nos dejan aprendizajes a tener en cuenta para la vuelta a la normalidad, también existen hechos incontestables ante los que, especialmente las grandes ciudades, no deben mirar para otro lado. Entre esos, el gran valor de la bicicleta para los desplazamientos necesarios como vehículo de mínimo riesgo de contagio de coronavirus.

Y es que, sí, no solo se puede circular en bicicleta por las ciudades para acudir al supermercado, el banco, la farmacia o el lugar de trabajo para aquellos trabajadores que han tenido que seguir desempeñando su labor de manera física durante el estado de alarma. También es de lo más recomendable. Una de las razones viene de la mano con una por las que las ciudades estaban haciendo un esfuerzo por dar presencia a la bicicleta en el día a día, y es la liberación de contaminación, pues está demostrado que en las ciudades cuyo aire está más contaminado el riesgo de contagio es mayor, y así lo han padecido algunas grandes urbes con este tipo de problema.

Son muchas, por no decir de manera más certera todas, las ciudades cuyo entorno ha presentado un aspecto más limpio y paisajístico durante el confinamiento. La ecuación es obvia, y es que, a menos coches, menos contaminación. Los ciudadanos respiran aire más puro en el limitado tiempo en que salen a la calle, y es aquí donde encontramos uno aprendizaje que nos deja el coronavirus: cuanto más desplacemos al coche de la vida diaria, mejor respiraremos y más apacible será la vida en la ciudad, recuperando el desarrollo de actividades de ocio en el exterior de una manera cómoda.

El uso responsable de la bicicleta, donde en la gran mayoría de lugares se hace obligatorio el empleo de guantes y recomendable el de mascarilla, limita de enorme manera el riesgo de contagio. Al ser un desplazamiento individual, tal y como se recomienda en este estado de alarma, no existe contacto entre personas. Es, por tanto, un medio de transporte urbano mucho más seguro que el autobús, el tranvía o el metro, pues no se comparte espacio con otras personas ni nos sentamos o tocamos infraestructura que ya ha entrado en contacto con otros usuarios con los que no compartimos presencia necesariamente en ese momento, punto en el que también se encuentra una ventaja sobre el taxi. La moto, otro de los vehículos más populares para los desplazamientos urbanos, no presenta tampoco estos problemas, pero sí el de las emisiones a la atmósfera -salvo la eléctrica-.

Pero eso no es todo. Entre lo mucho que echamos de menos en este tiempo de confinamiento está el deporte. Tantas horas diarias encerrados en casa nos privan de muchas de las actividades físicas a las que podíamos estar acostumbrados. Gracias a la bicicleta, bien pueden servir los desplazamientos necesarios como esos momentos de deporte del día, pues en casa es harto difícil llevar a cabo un ejercicio aeróbico.

Murcia apuesta por la bici

Dejado atrás el pico de contagios, en Murcia se reactivó el 29 de abril el servicio de alquiler de bicicletas públicas de MuyBici, que vuelve a estar disponible de manera progresiva, empezando por dar servicio a los núcleos urbanos donde era mayor su uso antes del parón, y obligando a los usuarios a dejar una distancia de seguridad de dos metros y usar guantes, mientras que mascarilla solo si así ellos mismos lo determinan, además de pedirles lavarse las manos de manera inmediata al alcanzar su destino y desinfectar su tarjeta de usuario. Para garantizar la seguridad, la Policía Local velará por el cumplimiento de estas normas.

Son algunas de las pautas marcadas desde la Red de Ciudades por la Bicicleta en su plan de choque, para el cual el Ayuntamiento de Murcia ha participado. Cada día, además, las bicicletas públicas serán desinfectadas.

 

0 Commentarios

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *