Pedaleando hacia un mundo mejor

Entre las enseñanzas que nos está dejando este desafiante 2020 está, sin duda, el aprecio por la importancia de vivir en un entorno saludable. Respirar un aire limpio, pasear por una ciudad verde y sostenible y disfrutar de más entornos peatonalizados y orientados hacia movilidad urbana no contaminante, como la bicicleta, son cosas que valoramos más que antes. Más, cuando ha quedado demostrado que los ciudadanos que habitan en ciudades que respiran un aire más contaminado son más propensas a desarrollar el coronavirus, gran amenaza vírica de la humanidad en esta pandemia, la primera de nuestro tiempo. Y necesitamos seguir pedaleando hacia un mundo mejor.

Cuando aún no nos habíamos recuperado de los estragos de su etapa más cruda, los rebrotes están haciendo que recuperemos conciencia por los desatendidos hábitos de protección, entre los que se encontraba no hacer vida social si nos era posible, en núcleos muy reducidos y de especial confianza o, directamente, no salir de casa si no era para lo imprescindible, como trabajar o adquirir alimentos y medicamentos.

Esto último fue lo ocurrido en España a partir del 14 de marzo, fecha en que fue decretado el confinamiento en todo el territorio nacional. Para estos desplazamientos permitidos, el gran vehículo recomendado fue la bicicleta, puesto que es el de más bajo riesgo de contagio del Covid-19 y, mientras lo usamos, no estamos emitiendo gases contaminantes a la atmósfera, salvaguardamos la distancia de seguridad con el resto de viandantes y realizamos un ejercicio físico muy dificultado cuando no podemos salir de casa.

A partir de ahí, fueron muchos los que descubrieron las ventajas de este medio de transporte divertido y saludable para uno mismo y los demás. Es momento de volver a tomar conciencia sobre la situación que de nuevo nos amenaza con dureza, por lo que es momento de volver a pedalear con fuerza para dejar este virus atrás.

Murcia reduce sus emisiones contaminantes un 88% en cuatro años

El pasado 21 de agosto, el Ayuntamiento de Murcia dio a conocer la noticia de que había obtenido el Sello Reduzco 2019 del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico por reducir en 25.000 toneladas las emisiones de CO2 a la atmósfera desde 2015.

Madrid y Valladolid fueron las otras capitales de provincia españolas reconocidas con tal distinción. En el caso murciano, la emisión de gases de efecto invernadero también ha sido reducida en un significativo 55% en el último trienio.

Una excelente noticia que da la razón a una ciudad que lleva años apostando por un entorno más verde en la ciudad, por devolver el espacio perdido a peatones y ciclistas y que el ocio urbano vuelva a ser una realidad a través del deporte y actividades al aire libre.

La bicicleta, gran símbolo ecológico en la movilidad sostenible, sigue dando así pedaladas hacia delante en Murcia por hacer del ambiente de nuestra ciudad uno más respirable, más sano para sus ciudadanos y del que seguir tomando conciencia. Especialmente, si de nuevo nuestra sociedad vuelve a estar en peligro de agentes víricos mucho más dañinos cuando vivimos en un entorno contaminado.

 

0 Commentarios

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *