Por qué hay que quitar espacio a los coches en las ciudades

Es tiempo de cambio en Murcia. La pandemia ha evidenciado las necesidades de contar con un ambiente sano y limpio en las ciudades, para nuestros desplazamientos diarios y el tiempo de ocio en las calles, perdido no por los peligros del Covid-19, sino por la entrega de las ciudades a los medios de transporte contaminantes, con su consiguiente reducción de zonas verdes y espacios peatonales. Es tiempo de recuperar lo perdido e invertir en nuestra calidad de vida futura y la de todos quitando espacio a los coches en las ciudades.

Con un enorme trabajo cultural por delante, las formas de movilidad del futuro son preocupación del presente, uno en el que cada vez son más los convencidos de los beneficios de hacer los desplazamientos urbanos en medios de transporte privado no contaminantes, caso de la bicicleta, o del transporte público, para reducir así la emisión de gases a la atmósfera y mejorar la calidad del aire que respiramos, problema para el que no podemos tener más paciencia.

¿Cómo se hace esto? Desde luego, no de la noche a la mañana. Los planes de movilidad en las ciudades requieren de una inversión, obra, difusión y adaptación que hacen de ellos unos para los que sí hemos de tener el aguante que no concedemos a seguir respirando agentes nocivos para nuestra salud mientras nos desplazamos para acometer responsabilidades tan cotidianas como ir al trabajo, al centro de estudios y realizar la compra, u otras tan blancas como dar un simple paseo, y por las que no deberíamos pagar con el precio de nuestra salud.

Para revertir estas tendencias de movilidad hacia nuevas más saludable es imprescindible la bicicleta, puesto que no hay existe vehículo más y mejor representativo de la movilidad sostenible: no contamina, hacemos ejercicio, permite llegar de un lado a otro muy rápido gracias a que evita el tráfico y, además, es muy solidario, puesto que todo ese aire que no contaminamos es un mejor aire que respiran las personas que nos rodean, nuestros vecinos.

Por si fuera poco, la bicicleta es también un vehículo muy recomendado en unos tiempos del Covid-19 que aún nos acompaña en nuestro día a día. Al ser de uso personal es muy seguro, en su ejercicio permite mantener la distancia de seguridad en todo momento, y su nula contaminación hace que el virus sea menos peligroso, pues está demostrado que en las urbes más contaminadas se hace más letal.

Plan de movilidad en Murcia

Para alcanzar la plena movilidad sostenible no basta solo con buenos deseos o la difusión de hábitos sanos como el transporte en bicicleta, también es necesaria una infraestructura adecuada para ello y una estrategia que la ponga al servicio de los ciudadanos.

Y es que, cuando hablamos de movilidad, lo hacemos atendiendo a las propias necesidades de, en este caso, los murcianos, que necesitan desplazarse por una ciudad más verde. Para ello se han trazado cinco ejes: movilidad peatonal, movilidad personal individual, movilidad en transporte público, movilidad en vehículo privado y estacionamiento, y circuitos y vías verdes. Y todos ellos pasan por restar espacio al coche y que los ciudadanos opten por otras opciones de desplazamiento.

El que nos ocupa en el caso de la bici es el de la movilidad personal individual, puesto que la que es en bicicleta es la que ha experimentado un mayor crecimiento en los últimos años, con más de 117 kilómetros de vías ciclables, de los cuales 77 pertenecen a carriles bici segregados. Estos carriles bici han experimentado un gran aumento de su trazado, así como el uso y servicio de la bicicleta pública -600 unidades-, y el número de plazas de aparcamiento en horquilla, que se cuentan ya en 3.156.

Si quieres conocer más, visualiza este vídeo en nuestra página de Facebook.

 

0 Commentarios

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *